01- Nate Williams | Foto: Gentileza Puma Urban Art - CZPR
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
5 Fotos
 
 
 
SITE MAP > Home / Arte / Nate Williams
 
Nate Williams
El mundo con ojos de niño
Por Cynthia Schefer - Marzo 10 - 2010

Nació en Estados Unidos y desde hace siete años está instalado en Buenos Aires. Sus trabajos son identificables por ser diferentes. Nate Williams, alias Alexander Blue, es también creador del exitoso portal de comunidad de artistas e ilustradores Ilustrationmundo y un referente actual del Arte Urbano. Una personalidad sencilla, tranquila y cálida que dejó su huella en el Puma Urban Art.

 

-Desde el 2003 que vivís fuera de Estados Unidos, creés que tus trabajos serían distintos si te hubieras quedado ahí y no hubieses conocido otras culturas?

Si y no, porque en la zona costera de San Francisco donde crecí tenemos mucha influencia latina. Estuve muy expuesto al arte y música mexicana ademáse hoy el mundo hoy está enchufado por Internet  así que recibimos muchas influencias que 20 años atrás la gente no tenía y ahora se esta juntando todo.

-¿Y eso es bueno?
Creo que por un lado si y por otro no… una de mis influencias viene de Argentina, específicamente de ver los firuletes en los colectivos y es algo que definitivamente cambió mi arte porque lo he visto mucho.

-Antes de comenzar a trabajar en ilustración trabajaste en diseño en grandes corporaciones, ¿cómo fue la experiencia?
Estudié escultura en la universidad y entonces empecé a manejar mucho el tema de la  computadora y aprendí todo tipo de programas y técnicas. Entonces arranqué a trabajar en diseño web y luego como director de arte de Microsoft Xbox, pero mi verdadera pasión era el arte.

-¿Fue difícil tomar la decisión de dejarlo para seguir tu pasión?

Sí fue difícil porque creo que estás convencido por la sociedad de que las cosas materiales son importantes y me di cuenta que si no te conocés a vos mismo a la larga no importa. Noté que era felíz con las cosas más simples y que el tema no iba por tener una casa o el mejor trabajo, sino sacar a pasear a mi perro o cosas así. Pensé que no era importante que los demás piensen que soy felíz sino poder sentirme verdaderamente de esa manera.

-¿Por qué pensás que es un boom el Urban Art?
Creo que porque es un sentimiento general. Antes era muy difícil hacer arte por tu cuenta, hacer un proyecto propio y ahora es muy fácil. Hoy en día los artistas no esperan a tener un cliente, simplemente producen. Y porque crecimos con mucha influencia comercial, nuestro arte tiene mucho que ver con esto. Lo asociamos con nuestra niñez, con ciertos productos que consumimos. Un ejemplo específico en mí es la caja de cereales. Crecí comiendo cereal y solía mirar en la caja las imágenes y las letras divertidas y creo que porque vi eso por tanto tiempo y porque es una estética que me gusta, que en mi propio trabajo me gusta combinar dibujos con letras hechas a mano.

-¿Qué te entusiasma más, hacer un trabajo por encargo o hacer el tuyo propio?

Los dos tienen beneficios porque cuando hacés un trabajo por pedido terminás aprendiendo y descubriendo cosas que no haces por tu cuenta. Como cuando leés un artículo de algo que nunca habías leído, y al finalizar decís, ah, eso es muy interesante… Y con el trabajo personal podés intentar cosas nuevas por no tener consecuencias, no tenés un tiempo limite de entrega, y a parte podés hablar de cosas que quizás son comercialmente ofensivas.

-¿Estudiaste dibujo o sos autodidacta?
Nunca me sentí obligado a aprender a dibujar bien. Creo que mucha gente tiene esa mentalidad de que hay que aprender las reglas para después romperlas y es algo en lo que yo no creo. Nunca quise dibujar algo que fuera realista así que nunca lo intenté. Estudié arte y me vi forzado a aprender ciertas cosas pero no creo que tenga nada que ver con mi trabajo. En mi obra de arte no es necesario un proceso técnico, lo que es importante es cómo afrontar un proceso conceptual. Me gusta como los niños se acercan al arte dibujando lo que realmente piensan, su lógica es muy interesante y así es como trato de dibujar.

-¿Cuándo vas a hacer un trabajo, primero tenés toda la idea en la cabeza o vas improvisando?
Las dos cosas. A veces hago garabatos, veo caras en las nubes, dibujo cosas que veo. Cuando tengo que hacer un trabajo por pedido y hay que comunicar un mensaje muy claro es algo más estratégico. Con el trabajo personal estás más abierto a ver cómo se desarrolla la idea.

-¿Utilizás elementos externos para inspirarte?
Es una de las cosas más importantes. A parte del arte creo que hay que ser una persona curiosa en la vida, y a mi lo que me da curiosidad es un lugar, y por eso me gusta vivir en un país extranjero. Acá todo está hecho un poco diferente que en mi país y es memorable. Incluso cuando voy a un local es memorable. El packaging es diferente, una persona sentada en la caja en lugar de estar parada, noto todas estas cosas.

Pero ya vivís acá hace varios años...
Si, no noto las cosas como al principio, pero ahora me interesan otras. Cuando vine me gustaba caminar por las calles de Buenos Aires, y ahora me gusta ir a las afueras. Hablar con una persona mayor, ver que cuando venden el auto ponen una botella arriba, por ejemplo, es muy raro para mí. Por eso cuando necesito inspiración salgo.

-Cuando haces una ilustración, ¿Te enfocás más en la técnica o en el mensaje?
Creo que las dos cosas son importantes. A veces no tiene que ser conceptualmente revolucionario pero también hay cosas que me gustan mucho del trabajo conceptual como Southpark o Quino. Lo que es poderoso de los conceptos es que es posible conectar con una persona que no es experta en arte, porque tu concepto es una experiencia para compartir. O mucha gente puede ir a un restaurante porque el ambiente es muy lindo, y por eso creo que podés conectar por ambos lados.

-¿Fue difícil encontrar tu estilo?
En realidad no. Me llevó un tiempo caer en cuenta de que necesitaba uno. A los 20 años me gustaba hacer muchas cosas distintas pero después trabajé en agencias de arte y entendí por qué como ilustrador tenés que ser muy predecible. Cuando te contratan quieren saber cómo se van a ver sus productos. Ahí entendí que podía ser loco y hacer todo lo que quería pero cuando presentas tu trabajo a un cliente debe tener un cuerpo consistente. Ahora que hice suficientes trabajos creo que mi estilo esta muy desarrollado y tengo mi propio lenguaje, no me fue difícil encontrar lo que me hacía sentir cómodo.

-¿Y ahora qué viene? ¿Algún proyecto planificado?

Tengo mucho trabajo por encargo. Y lo que quiero hacer en el futuro son proyectos propios. Quiero diseñar algún producto que podría ser un libro o lo que sea, algo que yo haya diseñado y desarrollado y luego una persona puede comprarlo o no.

 
 
 
 
MAS ARTE URBANO