01- Marcos Acosta | Foto: Gentileza Marcos
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
5 Fotos
 
 
 
SITE MAP > Home / Arte / Marcos Acosta
 
Marcos Acosta
Una prueba diferente del arte argentino
Por Cecilia Rubino - Marzo 11 - 2010
 Las flores decidieron asomarse. El verde árbol y celeste cielo empiezan a acompañarnos y una tarde de esas, Marcos Acosta, un cordobés de ojos verde cielo visita Buenos Aires: “Argentina tiene un país con cabeza muy grande y un cuerpo muy flaco”.
 
El pintor viene periódicamente a la federadísima capital pero elige a los 27 años producir desde su Córdoba natal, donde tiene un inmenso taller. Igual, no pasa desadvertido.
 
Su particular forma de mirar y de usar los recursos plásticos más tradicionales le van abriendo de apoco la puerta. Una puerta giratoria, que puede, a pesar del camino recorrido volver a ponerte en 0.
 
Así es como se sentía Marcos después de dos muestras muy importantes en su carrera profesional: en el 2006 “Obras”, que exhibía unos 70 trabajos de pintura, dibujo, grabado e instalación en el Centro de Arte Contemporáneo Chateau Carreras de Córdoba. En el 2007 “Monte Arriba”, pinturas y dibujos en el Palais de Glace de Buenos Aires. "Después de las muestras mi sensación era de que estaba en 0”.
 
Por eso, es que puede reinventarse todo el tiempo y “en Córdoba hay personas que piensan que siempre estoy cambiando y soy ecléctico, entonces no gusto tanto”. La trayectoria del joven, en algún punto, está signada por su capacidad de reinventarse y acumular las experiencias para darles un nuevo sentido. “Como el ave Fenix", dice él.
 
Estudió Bellas Artes en la Universidad Nacional de Córdoba pero tampoco encontró: "lo que había ido a buscar". A pesar de la Burocracia, sobrepoblación de alumnos y la poca piel que hay en general con los maestros, obtuvo su diploma.
 
El problema del mercado del arte es bastante complejo. No es fácil andar por ese camino, o adecuarse a sus pautas. "Hay que equilibrar el sistema: ser marginal y aparecer; para sobrevivir al centro”, reflexiona Marcos.
 
Por ahora, ésta ha sido su manera. Participando cada tanto de ferias de arte (como ArteBA), muestras colectivas e individuales. De forma permanente, en el Museo Provincial de Bellas Artes “Emilio Caraffa”, Córdoba y Museo de Arte Moderno, Bucaramanga, Colombia que tienen obra suya.

Siempre es difícil dar cuenta de un proceso creativo, porque en general vienen por inspiración. No es un rapto divino, fugaz y momentáneo solamente. Ese pequeño instante de luz "llega después de mucho trabajo". En su caso, como pintor, de mucho usar los ojos: “la base de esta profesión es la observación”. El trata de “abordar una obra sin pensar”. ¿Sin pensar en qué? En los recursos que tiene: el color, la forma y el espacio. Un tema motriz va guiándolo. Los elementos dialogan entre sí y se establece el tema, el tema profundo. El hombre y su entorno, el hombre y su contexto.
 
Toda su obra tiene en común la referencia a la figura porque le "da más posibilidades". Hasta lo más abstracto termina siendo figuras en la obra de Acosta. “La abstracción es más un postulado filosófico que práctico. Muchos van a la abstracción porque son malos dibujantes”.
 
"Alguien es buen dibujante cuando descubre la estructura interna de las cosas". Esto que parece tan abstracto él lo explica como un simple saber mirar, sumado a una habilidad y talento innato. "A un espíritu particular que hace que alguien pueda ser artista".
 
 
 
 
MAS ARTE URBANO