Geometrías y Paisajes | Fotos Gentileza F. Villarino
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
3 Fotos
 
 
 
SITE MAP > Home / Arte / Entrevista a Federico Villarino
 
Entrevista a Federico Villarino
Artista de perfil bajo y alto pincel
Por BK Mag Staff - Octubre 04 - 2010
Desde muy chico su mamá, que también pinta, le incentivó a dibujar, miraban libros de pintura en su casa juntos: imágenes que influyen directamente en los cuadros que Federico Villarino pinta hoy, cerca de los 33. La base del artista plástico siempre son los cuadros. A medida que Villarino pinta los suyos, planea las maneras de abordar un tema: el orden geométrico en el espacio imprevisible. Villarino no usa frases de cabecera, pero sí tiene una consigna, que se recuerda a sí mismo todos los días: disfrutar el paseo.
 
¿Dónde pintás?
 
Hasta hace unos meses tenía taller en Portela donde trabajan varios artistas y me gustaba la idea de compartir una charla, un mate o una cerveza pero al momento de trabajar me resulta mucho mejor estar solo porque entro más fácil en un estado en el que aparecen cosas interesantes, puedo conectarme mejor con lo que estoy haciendo. Ahora me instalé en casa, donde también tiene taller Teresa, mi esposa.
 
¿Hay un trasfondo conceptual detrás de tus cuadros?
 
Empecé a pintar paisajes en un viaje a la Pampa que hice y armé una muestra donde todos los cuadros eran del mismo tamaño y mostraban paisajes de la pampa muy austeros y parecidos entre sí, con formas geométricas que se superponían al paisaje.  El planteo era formal, y bastante simple. Y aparecía una situación de contraste de opuestos entre lo abstracto y lo figurativo.
 
¿Cómo surge tu interés por la geometría?
 
Las figuras geométricas con las que empecé fueron mutando y los paisajes se volvieron más variados, algunos casi manchas de color y otros más realistas, pero cada cuadro es distinto en la relación entre lo geométrico y el paisaje. Considero que lo que uno aprende en relación al estudio de arte son los parámetros que sirven para ordenar en ideas artísticas un montón de cosas que uno aprendió fuera de la escuela y que en definitiva es de lo que también se nutre la obra, por eso me gusta recordar que hice el secundario en una escuela industrial, y durante esos años sólo hacía dibujo técnico y que eso me marcó en cierto orden y disciplina a la hora de trabajar, y que me dio muchas herramientas que uso en mi obra como el diseño en Autocad, algunas técnicas de dibujo geométrico o secuencias de puntos.
 
¿Cómo abordas un cuadro?
 
Cuando encaro la tela en blanco sé qué quiero hacer, el cuadro está planeado, la imagen se fue armando en mi mente y le fui agregando cosas, quitando otras, ajustando los colores, hasta que siento que fermentó lo suficiente y es el momento de pintar, pero lo que tengo hasta ahí es solo un lugar a donde quiero ir. Entonces empieza un proceso que es llevar esa imagen a lo real. Ese proceso, ese camino entre la imagen en la mente y la imagen en la tela es en definitiva el cuadro. Lo que espero de cada obra es que refleje el clima inquietante que atravieso al pintarla.
 
¿Cuán importante es el montaje en tu obra?
 
Casi siempre incluyo formas pintadas en las paredes y algún efecto de iluminación. Por ejemplo en Medianoche de 2008 en el "Aleph" pinté el techo de negro en degradé hacia las paredes grises para resaltar las figuras flúor que aparecían en los cuadros y sugerir la idea de estar en medio de la noche. O en la muestra de este año en Jardín Oculto incluí una alfombra con un efecto de profundidad y pinté dos paredes con la intención de que los cuadros parecieran hundirse o surgir de la oscuridad. El montaje no solo acompaña a los cuadros sino que está relacionado directamente con la idea de la muestra. El paisaje y la geometría son dos elementos universales, abiertos, a partir de los cuales tengo libertad para expandir esa idea. 
 
¿Cuál es la muestra hasta la fecha que mayor orgullo te produzca?
 
Me gustó la muestra "Estrella Triángulo" que hice el año pasado. El nombre tiene que ver con un sistema eléctrico que sirve para poner en marcha motores industriales (lo que te decía antes). El dibujo del circuito –que es una estrella y un triángulo- estaba en la pared junto a otras figuras geométricas hechas con una cinta fotoluminiscente que se iluminaba en la sala cuando se apagaba la luz a través de un sistema intermitente. Siempre me había parecido que el circuito simbolizaba una síntesis, como un ying yang industrial y justo mientras preparaba la muestra estaba estudiando el Tao y la relación entre el símbolo con cierta lógica universal que jerarquiza al Cielo y la Tierra –los únicos elementos que aparecen en mis cuadros-. A esto sumé el efecto luz-oscuridad de la sala que también tenía que ver con los opuestos y con la “dualidad”, que era el tema de la exposición. Claro, que estos elementos eran solo los puntos de partida, para dar una unidad a la muestra. 
 
 
 
 
MAS ARTE URBANO