"Virutas" en la muestra "Fondo de ojo" | Fotos Gentileza A. Waissman
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
3 Fotos
 
 
 
SITE MAP > Home / Arte / Entrevista a Andrés Waissman
 
Entrevista a Andrés Waissman
El oficio del artista plástico
Por BK Mag Staff - Septiembre 24 - 2010
Lo suyo es un tema de vocación, no cree que nadie esté absolutamente seguro de porqué hace lo que hace, sin embargo Andrés Waissman no podría jamás dejar de pintar. Tiene más de 35 años en el oficio, exhibió en incontables muestras locales e internacionales y sus cuadros cotizan dentro y fuera del país. Waissman es un disparador de imágenes para su generación y las que llegan: artista enigmático, trascendente, movilizador y conceptual, un espejo de su obra.
 
 
¿Desde cuándo pintás?  
Desde los 11 años cuando entré al primer taller. Me llevó una tía a lo de Osvaldo Romberg porque vió mi interés por la plástica pintando desde chico sobre los azulejos del baño, pinturas en manos del vapor que las desintegraba y los colores iban derritiéndose y cayendo sobre el suelo como el protagonista de Muerte en Venecia, empapada su cara de tintes negros frente al mar. Nunca dejé de trabajar en la pintura y recientemente he abordado materiales diferentes. Más comunicativos sobre la historia, como las virutas, material post industrial. 
  
Contanos sobre tu última muestra…
“Fondo de Ojo” en la sala C del C.C.Recoleta, reunió mis últimos trabajos. La serie en blanco-negro de animales mitológicos y la de viruta. Estas obras son mi respuesta a las sensaciones y premoniciones que tengo, continúan conceptualmente las series anteriores como “Las Multitudes”. Esta muestra que fue curada esta vez por mí, me provocó muchas expectativas como la comprensión de ciertos intelectuales, lo que se va concretando, respuesta en los jóvenes, lo que también está pasando, que se comprendiera la unidad de todo mi trabajo desde hace años.
  
¿Cómo curaste la muestra?
La muestra no estaba, sin embargo, dirigida a nadie en especial, son cartas que les llegan o no a los demás. Creo que fue una de las exposiciones en donde más sacrificios hice en todo sentido. Vibré con mi obra aunque suene arrogante, y me di finalmente cuenta que son pocos los que pueden salirse de los estereotipos, de aquello que está afuera de las convenciones impuestas.
  
¿Cómo describirías un día tuyo en tu taller?
Tengo mis rutinas, llegar después de las once, abrir los toldos para que entre la luz, sentarme en el sillón a ver la obra en desarrollo, tomar café, escribir un poco, dos veces por semana atender a mis alumnos, los miércoles clínica, pintar durante la tarde, atender los llamados, hablar con quienes trabajan conmigo y definir cosas, chequear Facebook (red social a la que soy adicto) y mails varios. Atender a los coleccionistas, colegas y pedidos de donación.
  
¿Cuánto hay de inspiración en tus cuadros? ¿Y cuánto de planeamiento formal?
En cuanto a la inspiración llega trabajando en pequeños descubrimientos. La acción depende de que obra esté desarrollando, si necesita de mi gestualidad o todo lo contrario. El concepto previo para definir una línea de trabajo se transforma, no es textual, se modifica, aunque la idea prevalece y nunca tengo miedo de que la obra no pertenezca a este concepto inicial. Somos un todo y eso define la obra sin necesidad de estar atentos a esto.
 
¿Cuándo crees que un cuadro está terminado?
Cuando no me duele el estómago, todo encaja.
  
¿Qué es lo que más te gusta de tu oficio?
El momento de soledad intensa que se produce comunicando en el trabajo
 
¿En qué estás trabajando actualmente?
En la serie "Virutas" y en los blanco-negro, esmalte sintético sobre tela.
 
 
 
 
MAS ARTE URBANO