Sin título - Ariel Loffi Gorostiaga | Fotos gentileza Blanco
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
3 Fotos
 
 
 
SITE MAP > Home / Arte / Ariel Loffi Gorostiaga
 
Ariel Loffi Gorostiaga
Entrevistamos al artista digital.
Por BKMag Staff - Septiembre 04 - 2013
Admirador de la naturaleza y sus lenguajes, ferviente seguidor de la obra de León Ferrari y adorador del cine: Ariel Loffi Gorostiaga vuelca todas sus influencias en un soporte digital y de tinte abstracto. Sobre capas en blanco, este joven artista y músico, construye universos de colores y formas que nos conducen hacia un infinito de posibilidades.
 
¿Cómo nació tu interés por el arte digital?
En primer lugar nació de la inquietud, de la necesidad de pasar a otra cosa, pero a su vez también hubo una conjunción fortuita, de cosas que en ese momento no las ves, pero en retrospectiva encajan perfecto. Empecé a sacar fotos con cámaras digitales en 2008, y durante los 3 años anteriores había estado sacando mucho con película, por lo que no conocía nada, o muy poco del mundo digital, pero cuando empecé rápidamente vislumbre que las posibilidades del retoque eran infinitas. Comenzó siendo un juego, sin búsqueda, y al poco tiempo ya estaba produciendo mucho y sacando fotos intencionalmente para seguir en ese proceso.

¿Tiene un mercado este arte?
En mi propia experiencia diría que sí, que hay muchísima gente interesada en este lenguaje. Lo veo como un arte joven, de proyección, de evolución, por lo que siento que en un futuro habrá todavía más oferta, más demanda, más ideas y nuevos enfoques y soportes. Imagino que las muestras van a ser virtuales -si es que no existen ya- e imagino a los artistas reproduciendo sus obras en televisores led. Incluso ahora creo que hay mucha obra digital que no debería salir de la pantalla, y que su formato natural es la de luz de monitor, y no papel, ni marco.

¿Qué técnica usas para hacer tus dibujos?
Uso siempre los mismos 2, o 3 programas, y con cada cual aplico funciones específicas, pero no tengo técnica. Simplemente me dejo llevar por el carácter de la foto con la que trabajo y no planeo mucho más. Trato de seguir ese impulso y si me divierte, y va tomando forma, empiezo a probar cosas para no caer en los mismos patrones que ya conozco, y obtener cosas nuevas. Donde hago mucho hincapié y donde más me concentro es en la paleta que elijo, siempre dejo esto para el final, cuando las formas ya está trazadas. De vez en cuando aparece algo que me gusta mucho y de ahí puede salir una serie entera con el mismo procedimiento, o "técnica". De hecho, en “Infinito Punto Rojo” (2012), que fue una muestra que hice junto a Merlina Rañi, casi todas las obras digitales que la comprendieron formaban parte de una misma serie donde sentí que había encontrado algo muy bueno como para trabajar un poco en algo más global. Las series digitales en esa muestra fueron las obras "Cristales" y "Texturas".

 ¿Cómo definirías tus obras, como dibujos, pinturas, etc.?
Sencillamente no las defino. En este caso las realizo, y si me gustan las comparto y por lo general el contenido se lo da el que las ve. En lo que algunos ven un pato, otros vieron una taza y otros están convencidos de que era un ojo, quizás esa diversidad me define bastante. Me gusta lo confuso y me gustaría generar esa sensación desde las imágenes. La gente ve muchas más cosas, y más formas y ellos le dan, o no, un sentido. Para mí no lo tienen, son la imagen en sí misma, y no hay nada más; no sé si suena pretencioso o qué, pero realmente lo pienso así. Y con suerte, quizás a algunas personas les gusta y les transmite algo. Mi motivación es puramente estética, digamos. Con la fotografía es bien distinto.
 
¿Qué tipo de arte digital consumís?
Me gusta de todo, soy muuy amplio de gustos, pero no soy conocedor ni tengo gran cultura. Lo que más me tira es lo abstracto, que es donde me muevo. Al formar parte de la galería Blanco, siempre estoy viendo el material de los artistas -tremendos- que representa la galería. De artistas locales, y en relación a lo digital sigo el trabajo que hacen Matías Kritz, Marcelo Pombo, Nicolás Sobrero, Daniela de Sarasqueta, Paloma Zamorano, Juan Chapar, Martín Bruce y Santiago de la Fuente, entre otros...

¿Qué cosas te inspiran al trabajar, qué temas?
El cine principalmente. Mucho antes que la fotografía y muchísimo antes que lo digital quise ser cineasta. Douglas Trumbull, director de efectos especiales de “2001: Odisea del espacio”, y más recientemente “The Tree of Life, pasando por “Blade Runner”; él es como una fuente inagotable de inspiración. La secuencia final de 2001 fue como un motor para “Infinito Punto Rojo”, películas como Avatar, también. Todo aquello que me despierta esa sensación de desconocer, de misterio, me apasiona absolutamente como para querer transmitir aunque sea frívolamente, una imagen. El mar, el fuego, el humo, un haz de luz, la pintura, el color, todo eso puede encender una idea, ser inspirador.

Si tuvieses que describirte ¿qué tipo de artistas dirías que sos?
Un artista mal actor, jajaja. Es que no creo ser un artista. En general me siento incómodo ante ese rótulo porque artista es Rothko, Kubrick, Ferrari. Diría que lo que hago son como intentos, como acercamientos creativos. La aproximación que puedo tener al arte es visceral, intuitiva, directa, sin preámbulos ni demasiado concepto.
 
 
 
 
 
MAS ARTE URBANO