Amy Winehouse - Back to black
 
MÁS  FOTOS / VIDEOS
3 Videos
 
 
 
SITE MAP > Home / Musica / Amy Winehouse
 
Amy Winehouse
"Me gusta escribir canciones agridulces"
Por BK mag Staff - Gentileza Universal Music - Marzo 15 - 2010
Su voz recuerda a otra época, una que ella ni remotamente vivió. Su desenfreno, su relación con las drogas y el alcohol hacen que esta chica de 26 años suene como una diosa negra de cuatro o cinco  décadas atrás.
 
En un pequeño camarín de un estudio de TV londinense, Amy Winehouse se está arrancando el pelo.  No, no está teniendo una rabieta porque su aparición en el programa matinal significaba arribar sumamente temprano; apenas 24 horas después de su regreso al Reino Unido desde Miami fue derecho a un show por la medianoche en un club londinense. Tal ha sido el clamoroso éxito de su segundo disco, Back to Black, que la cantante de 23 años ya se acostumbró a no dormir mucho. No, Winehouse simplemente está recolocándose sus extensiones. Grandes trozos de mechones negros caen en sus cosas y flotan hacia el sofá. “Me paranoiqueo de sólo pensar que la gente me vea sin mi pelo” dice mientras toma su jugo con un sorbete. Afortunadamente su novio Alex, un chef, está presente para ofrecerle consuelo. Se sienta justo delante de ella, sosteniendo su mano, mientras el estilista y el asistente de maquillaje se pelean detrás. Estando tan cerca de la más celebre cantante de los últimos dos años es posible ver alguno de los múltiples tatuajes que se realizó desde el lanzamiento de su disco debut en el 2003, titulado “Frank”.  Directamente debajo de su seno izquierdo está el nombre de su antiguo novio. Su separación inspiró alguna de las canciones más tristes de “Back to Black” – como You Know I’m No Good – y que condujeron a Winehouse a sus muy publicitadas batallas con el alcoholismo, la marihuana y su anorexia. “No quiero hablar sobre Blake” dice, mirando a  Alex, “Eso es realmente desconsiderado”.

- ¿Qué me contás del tatuaje que dice “Nunca me cortes las alas”? ¿Qué significa?
- “Mi amigo y yo tuvimos una pelea” -dice sonriéndole culposamente a Alex- “desperté a la mañana y él ya no estaba. Y pensé: ¿sabés qué?, no puedo ser domada… Aunque - agregó apretando la mano de Alex - se podría decir que lo fui”
O quizás Amy Whinehouse ha aprendido como vencer a sus demonios externalizándolos para  empezar, y luego escribiendo canciones terapéuticas sobre ellos.  “Es algo así como una terapia”, concuerda. “A veces no puedo sentirme bien con una situación hasta que puedo sacar algo bueno de ella, como una canción. Mucha gente no tiene una válvula de escape como esa. Es por eso que mucha gente está dada vuelta, o  buscan atención o se drogan.”

- En el enérgicamente conmovedor y profundamente honesto Back to Black, las “situaciones” van desde lo doloroso hasta lo cómico. Adictivo, a pesar de su pesado titulo, se erige como una insignificante pelea doméstica…
“Sabés, cuando tenés una mejor amiga, te acostás en las vías del tren por ella, ¿le darías tu último porro? Bueno, yo solía vivir con mi mejor amiga, pero su novio solía venir. Volví a mi casa un día, estuve afuera viajando, y supe que tenía mi último porro. Fui a mi pequeña cajita y estaba vacía así que le grité a mi compañera de cuarto, “¿te fumaste mi último porro?” y me miró como si me hubiera cagado en el piso.  Me dijo, “Nunca me fumaría tu último porro…” Fue su novio. Así que la canción fue básicamente yo diciendo cómo podés hacer cualquier cosa por tu mejor amiga pero que eso no se ajusta a su novio si él se quiere fumar tu último porro.”
La fresca y sinuosa “Me and Mr. Jones”, con su clásica línea de apertura (“Qué clase de mierda es esta, me hiciste perder la gira de Slick Rick”) también tuvo sus orígenes bastante comunes. “Soy una fanática mal de Nas, y bizarramente, Alex y yo compartimos el día de cumpleaños con Nas. Tengo un amigo que trabajó para una compañía de grabación y solíamos conseguir los tickets para las giras. No me pudo conseguir para Slick Rick – Yo dije, todo bien, amo Slick Rick pero no me voy a morir. Pero cuando no pudo conseguirme para un show de Nas, estaba muy molesta. Se trata de la desaparición de una linda dinámica en una relación con un amigo. Me gustó la idea de alguien molestándote hasta el punto en que pensás: “sabés qué, como no me gustás tanto te perdono el hecho de que no me hayas conseguido entradas para el show de Nas.”

Winehouse, claramente, no es una mujer con quien enredarse, lo cual está lejos de explicar porqué Back to Black es una escucha apasionada y convincente. Pero aun sus insultos más incomprensibles son un giro a lo tierno. E incluso sus problemas internos, una vez llevados a la luz y a sus canciones, se convierten enteramente en otra cosa. Algo positivo.

Tomemos “Rehaz”, el primer corte de Back to Black y ya hoy una de las canciones esenciales de los tiempos modernos. Winehouse hizo esa canción mientras trabajaba en New York con su joven y talentoso productor Mark Ronson (Lily Allen, Robbie Williams, Christina Aguilera).
“Mark y yo somos muy buenos haciendo el tipo de música que amamos” dijo entusiasta sobre el joven DJ londinense tranformado en mago del estudio. “‘Estabamos deseando impresionarlos a todos desde el vamos,  somos básicamente un par de ñoños” La canción que se convirtió en Rehab empezó en un almuerzo.  “Mark y yo estábamos hablando camino al estudio desde la sala del pool, y canté el gancho de la nada, como algo al azar, no había escrito la canción todavía. Ese gancho  “ellos trataron de hacerme rehabilitar, yo dije no, no, no” es una referencia a un intento de un antiguo manager de Winehouse de hacerla tratar profesionalmente por su problema de alcoholismo. “Mark es una de esas personas que me hace hiperactiva porque está tan loco como yo. Y canté esa línea fuerte y se río y me dijo ¿”Qué es eso?” Le dije, “lo acabo de inventar,  y puedo ir y escribir todo una canción así” Y lo hizo. El resultado: una de las canciones pop más pro-vida que se puede escuchar. Pero para todos los sonidos positivos que, últimamente, abundan en el valiente y brillante Back to Black, ¿debe Winehouse escribir temas más felices la próxima vez? Seguramente con el éxito del disco la Winehousemania también se este produciendo en Estados Unidos, y recientemente ella fue coronada “Reina de los británicos” en la ceremonia previa a la entrega de premios del Reino Unido.  ¿Ya se ordenó? Todavía fuma y va al gimnasio regularmente. “No lo sé”, Winehouse dice encogiéndose de hombros. “Siempre habrá cosas que…” se detuvo. Esta joven cantautora es considerablemente más pensante de lo que los diarios describen de ella como una fiestera. “Sin embargo cosas buenas suceden”, continuó, “si vas bien en un aspecto de tu vida, o si tenes la fortuna de tener a alguien” – otra mirada tierna hacia su novio – “siempre hay otras cosas en tu vida que están enquilombadas, cosas de familia o personales. El asunto es que no quiero ser miserable. Pero no soy una de esas personas que escribe canciones sobre ser sumamente feliz. Me gusta escribir canciones agridulces.”
 
 
 
 
MAS MUSICA